Compartir

¿Quieres conseguir que tu casa luzca un estilo de decoración escandinava perfecto? ¡Te contamos todo lo que necesitas saber!

La decoración nórdica escandinava ha llegado a España para quedarse. Este estilo, nacido en la década de los 50 del siglo pasado en los países nórdicos, está dominado por colores claros que aportan luminosidad a cualquier espacio. Una tendencia decorativa que apareció casi por necesidad, para contrarrestar la falta de luz, pero que ha acabado conquistando a todo el mundo.

La mezcla de estos colores, texturas y materiales consigue un resultado estilizado y elegante. Si quieres que tu hogar también luzca una decoración escandinava, hoy en Bandera Vivar te explicamos cómo conseguirlo.

Decoración escandinava para salones

Como ya hemos repasado brevemente, la clave de la decoración nórdica escandinava está en los colores. El blanco es el predominante, al que se le pueden sumar colores pasteles o algunos más vivos en ciertos detalles, como jarrones, cuadros o alfombras.

Los materiales naturales, como la madera o la piel, también cobran una gran importancia en este estilo. Es por ello que podemos optar por elegir un sillón de cuero, como el clásico de color camel, que funcione como centro del espacio.

En caso de necesitar más asientos, podemos optar por incluir una butaca nórdica, clave también en los hogares de los países escandinavos.

En cuanto a los suelos, por norma general son de madera, ya que son más luminosos y acogedores. Tampoco puede faltar una alfombra, que también aporta calidez y aisla térmicamente.

Frente al sofá será indispensable contar con una mesa de centro nórdica como esta que tenemos para ti. De un estilo versátil que, además, podrás combinar con todos los estilos de muebles y hogares.

 

Decoración escandinava para cocinas

Aunque es un estilo que principalmente se relaciona con salones o dormitorios, las cocinas con decoración nórdica escandinava también han llegado para quedarse.

Aquí vuelven a apoderarse los tonos claros en todas las superficies: muebles, suelos y paredes. Uno de los rasgos característicos es el uso de muebles auxiliares, como sillas o mesas, en tonos blancos y con patas de madera.

Si quieres descubrir más detalles sobre la decoración de una cocina nórdica, en este post tienes las claves específicas.

 

Decoración escandinava en dormitorios

Después de este repaso, ya tenemos claro que la decoración escandinava opta por los tonos blancos, claros y los materiales naturales. Esta línea podemos extenderla también a los textiles.

Para la cama, por ejemplo, podemos elegir fundas o mantas con colores lisos. En caso de decantarnos por los estampados, podemos hacerlo con algunos discretos para que no se conviertan en foco del espacio.

En cuanto a las cortinas, otra de las claves es optar por tejidos finos como el lino. Así evitamos la opacidad y conseguimos que penetre la mayor cantidad de luz posible.

A esta base podemos añadirle algunos toques decorativos de otros materiales, como el cemento, el mármol o la cerámica. Súmale detalles también en tonos pasteles, nunca fuertes o muy saturados. Úsalos con cuidado para no recargar el espacio con una gran variedad de colores. Opta por 2 ó 3 como máximo para ir combinando entre ellos.

Por último, ¡ayúdate del arte! Encuentra láminas o pinturas con trazos sencillos, minimalista, que además ayuden a aportar calma y serenidad a tu espacio de descanso. Aprovecha para añadir plantas por todos los rincones, que darán el punto de color que tu dormitorio necesita.



 

Esperamos que este artículo te haya ayudado a conocer las claves para conseguir la mejor decoración escandinava en tu hogar. Si quieres descubrir todo lo que tenemos para ti en Bandera Vivar, ¡consulta nuestro catálogo!

 

 

¿Qué te ha parecido el post?

Comentario