Compartir

Parece que por fin empieza a llegar poco a poco los días de frío, o por lo menos tenemos ganas de que lleguen y estamos pensando en hacer el cambio de armario ya o esperarnos un poco más. Estamos en esa época del año en la que ya no nos ponemos los vestidos de verano y los bikinis se han quedado en el fondo del cajón esperando que vuelva la época de lucirlos, y es que, aunque hayamos tenido días de verano una vez entra noviembre automáticamente la playa deja de ser un plan recurrente y nos invade el espíritu navideño y las ganas de frío. Ya lo dice Maria Carey, una vez pasado Halloween “It’s time”

Así que si eres como yo es tu momento, hay que hacer cambio de armario, pero con cabeza. Es por ello que hoy vengo a darte unos tips para realizar un cambio de armario y no terminar con montañas de ropa que no sabes qué hacer con ellas.

En primer lugar, planifica una mañana o tarde libre entera para terminarlo y no dejar las cosas a medias. Es algo que tendrás que hacer dos veces al año, una en la primavera cuando los jerséis gordos empiezan a sobrar y otra a finalizar el verano que, dependiendo desde el lugar de España que nos leas, será en un tiempo indeterminado entre septiembre y noviembre

¿Por qué hacer el cambio de armario?

El tiempo marca el cambio de nuestra manera de vestir, es por ello que dedicar un hueco a organizar el armario nos facilitará las cosas, Además seguro que encuentras alguna prende que de la que no te acordabas y hasta en algunos casos dinero olvidado en alguna chaqueta, y no nos engañemos, eso siempre es una alegría.

 

CAMBIO DE ARMARIO PASO A PASO:

Primero, necesitarás algún sitio donde colocar la ropa que vayas a guardar, pueden ser en bolsas grandes especiales para guardar ropa o en las maletas que tienes encima del armariovacías. En segundo lugar, coge productos de limpieza, no está mal pasarle un trapito al armario más a fondo de vez en cuando. Lo que tardes en hacer el cambio de armario dependerá mucho de tu volumen de prendas. Si tienes un vestidor grande como el de Kim Kardashian, ánimo, igual necesitas ayuda para terminar antes, pero si eres como el resto del mundo y tienes un armario de dos puertas o la mitad de un armario en un cuarto de matrimonio, con 4 o 5 horas será suficiente.

2º Selecciona las prendes que estás guardando.

Sé realista y aparta la ropa que está rota o desgastada y que no usas. Si no te pones una prenda desde hace más de dos años, es el momento, guarda un minuto de silencio y deja que se vaya a mejor vida. A esta regla solo hay una excepción y son (si tienes suerte de tenerlas) prendas de marca, estas pueden hacerse vintage y recobrar un gran valor o un fondo de armario, algo que no te pones habitualmente en tu día a día, pero que podrás sacar cuando tengas un evento o algo importante.

3. Guarda la ropa que vayas a quedarte.

Personalmente, no suelo lavar la ropa (la que ya está limpia en el amarrido) para guardarla. Lavar en exceso las prendas hace que se desgasten antes. Si ya la tienes limpia, colócala y ordénala con cuidado. Utiliza cajas o bolsas al vacío toda la ropa que puedas doblar. Y deja las fundas para los vestidos y las cosas que no vas a usar tan frecuentemente.

 

4. Limpia el armario por dentro:

Aprovecha que tienes el armario vacío para darle un repaso y eliminar el polvo y los ácaros. Aquí depende de lo concienzudo que sea cada uno con la limpieza, puedes pasar un trapo con crema que quita el polvo o pasar la aspiradora y luego un trapo con agua y jabón neutro, después pasa un trapo seco y retira los restos de producto de jabón que haya podido quedar.

5. Distribuye la ropa que vas a guardar.

Ahora llega el momento que estábamos esperando, es hora de optimizar el espacio y ver si lo que tienes que guardar entra en el armario, también puedes aprovechar para esas prenderas que tenías dudosas de la temporada anterior y guardaste. Pruébatelas y decide que haces con ellas.

6. Guardar la ropa en vertical, la nueva moda

Si algo nos ha dejado de legado Marie Kondo es que la mejor forma de aprovechar el espacio es colocar la ropa en vertical. Así que, si no lo has probado, esta puede ser la ocasión que estás esperando. Dobla tanto camisetas como pantalones y jerséis por la mitad y colócalos de manera vertical uno detrás de otro, ordénalo por colores, estampados o tejidos, lo que te resulte más útil a la hora de vestirte.

7. Mantenerlo.

Aunque parezca mentira, esta es la parte más complicada de todas. Mantener el orden en el armario después de cada colada. Y es que esto es una tarea tediosa si te falta espacio en el armario o si necesita una renovación. Un armario a media puede ser una solución, en Bandera Vivar podrás diseñarlo con un experto haciendo clic aquí o puedes encontrar un armario de puertas abatibles o de puertas correderas.

Si quiere saber más sobre el “Método Marie Kondo y sus conejos para ordenar el armario” en este post te contamos como conseguirlo.

Si quieres ampliar información sobre cómo mejorar en el orden de tu casa, déjanoslo en comentarios.

¿Qué te ha parecido el post?

Comentario