fbpx

5 fallos al desinfectar la casa que todos cometemos.

desinfectar la casa

¿Estás usando los productos correctos para desinfectar la casa? ¿Cómo sabes si estás erradicando la suciedad y los gérmenes por completo?

Ahora más que nunca debemos tomar todas las precauciones posibles a la hora de limpiar nuestros muebles, el suelo, la cocina, los sofás en Málaga… Y todas y cada una de las superficies que están al alcance de nuestras manos. 

¿Por qué? Porque no sólo la suciedad, sino también pequeñas partículas y microbios se pueden quedar de forma permanente en las superficies. Por ello, debemos utilizar productos específicos para limpiar y desinfectar. 

Aunque la mayoría creemos saber cómo hacerlo y qué productos utilizar, cometemos errores imperdonables que nos llevan a no desinfectar la casa del todo. En Bandera Vivar queremos ayudarte a que tomes las medidas necesarias. 


¿Cómo evitar meter el Coronavirus en casa?

desinfectar la casa

Cuando vuelvas de la calle, recuerda:

1. Deja siempre los zapatos fuera o en la entrada. Nunca pises el resto de habitaciones con las suelas sucias. Te recomendamos que dejes un barreño con una disolución de agua y lejía en la entrada, e introduzcas las suelas de tus zapatos al llegar. Son muchos los países que lo tienen establecido como algo cultural. Los zapatos siempre se quedan fuera. Muchos hogares cuentan con zapatillas de estar por casa para los invitados en la misma entrada del hogar. Es una forma fácil de no introducir pequeñas partículas en casa y de mantener el suelo limpio durante más tiempo.

2. La mascarilla y los guantes también se quedan fuera. Si has estado en el supermercado, seguramente hayas tocado alimentos, productos, superficies… Quítate los guantes de forma cuidadosa en la entrada de la casa. Te recomendamos que dejes una bolsa de basura fuera para que vayas tirando ahí los desechos al llegar. Para los objetos como el móvil, las llaves, las tarjetas… deja un trapo con agua y lejía en la entrada (o gel higienizante) y límpialos al llegar.

3. Quítate la ropa y cuélgala durante unas horas al aire libre. Evita airearla en el interior de la casa, ya que puede desprender partículas en suspensión en el aire. Luego lávala a temperatura alta

4. Recuerda lavarte bien las manos tanto al llegar a casa, como tras quitarte la ropa, sacar los productos de la compra de las bolsas, etc. Es difícil determinar dónde se encuentra el virus y cuánto tiempo dura en cada superficie. Por ello, es siempre mejor prevenir que curar. 

5. Limpia y desinfecta tu casa a diario. No se trata tanto de que esté limpia, si no de que desinfectemos los muebles y las superficies que toquemos más a menudo. En ellas se quedan las bacterias, y es fácil que acaben en nuestro sistema si no tomamos las medidas necesarias. Por ello, aquí te dejamos los mejores trucos para desinfectar tu hogar.


¿Estás desinfectando bien tu hogar?

Cada superficie es diferente. Por ello, no debemos usar los mismo productos para limpiar una encimera de madera que una de mármol, el suelo, la tapicería, las cortinas… 

Recuerda que si no usas los productos o las técnicas adecuadas para desinfectar la casa, podemos seguir estando en riesgo. Aquí te dejamos los mejores trucos de limpieza que ahora mismo necesitas. 

desinfectar la casa

Muchos de los productos para desinfectar que te recomendamos los puedes encontrar fácilmente por casa, y diluidos en agua desinfectan cualquier superficie sin que lleguen a ser altamente agresivos para nuestros muebles. 

  • Aunque a priori parezca que el suelo es lo que más lejos está de nuestras manos, boca, nariz, ojos… es un gran foco de acumulación de bacterias, y resulta igualmente importante mantenerlo limpio y desinfectado.

Si tu suelo es de piedra natural, recuerda que se trata de un material muy poroso, por lo que debes evitar cualquier producto abrasivo (como la lejía). Lo que sí puedes usar es agua muy caliente con un poco de agua oxigenada. Si quieres que su brillo y color perduren durante más tiempo, usa siempre productos desinfectantes especializados para mármol, evita dejar el suelo húmedo (pasando un trapo o una mopa tras su fregado) y una vez al mes aplica una capa de cera. Por último, pasados unos 4 o 5 años, recuerda realizar un pulido a máquina. Con estos simples consejos conseguirás tener un suelo brillante, limpio y desinfectado. 

Los suelos de tarima, madera o parquet deben seguir otra técnica. Son también delicados, por lo que evitaremos usar productos agresivos, aunque soportan mejor la humedad y el frío. Hay productos en líquido desinfectantes que respetan el brillo y color natural de nuestro suelo. Úsalos siempre para desinfectar. Si sólo usamos agua o una mopa para quitar el polvo, seguiremos teniendo bacterias en el suelo. Después de una primera pasada con el desinfectante, te recomendamos cambiar el agua sucia del cubo por agua limpia y añadir alcohol o vinagre blanco. No añadas nunca cera. Cuando pases la fregona, asegúrate de que está muy bien escurrida. No debemos dejar partes húmedas o mojadas, ya que deformará y cambiará el color de nuestra tarima. Friega siempre en el sentido de las láminas.

  • Superficies de madera. En este caso diferenciaremos entre madera barnizada (que será siempre más fácil de limpiar y desinfectar) y madera no barnizada. Ya sea en la encimera de tu cocina, como en mesas o muebles, deberás tener especial cuidado al limpiar y desinfectar la madera natural. Para la madera no barnizada, un buen truco es usar aguarrás puro mezclado con vaselina o vinagre diluído en agua, y con un trapo limpiar la superficie. Es importante siempre secar bien la madera para que la humedad no afecte al mueble. Los muebles de madera con barniz se pueden desinfectar con alcohol, limón y aceite de linaza.
  • Superficies de muebles laminados. Para desinfectar estas superficies, podemos utilizar productos que tenemos por casa, tales como jabón, detergente común, alcohol, acetona, vinagre blanco u otro producto desinfectante que no sea muy agresivo, para que nuestro mueble mantenga su brillo inicial. También puedes usar limpiacristales o productos antigrasa. Pasa un paño húmedo con agua para quitar el producto sobrante y que no dañe nuestro mueble, y finalmente sécalo con un paño de poliseda. Nunca uses paños con cargas electroestáticas, ceras o aerosoles. Al igual que la madera, no es recomendable usar mucha agua o que la superficie se quede húmeda. Así que asegúrate de que quede totalmente seca tras desinfectarla.
  • Los pomos de las puertas, los grandes olvidados. A la hora de limpiar bien nuestra casa, nos enfocamos tanto en el suelo y los muebles que dejamos de lado los pomos. Sin embargo, podríamos decir que son los elementos que más gérmenes y bacterias acumulan, ya que los tocamos contínuamente con las manos y que por lo general su superficie es lisa y no porosas, lo que mantiene el virus pegado a su superficie. En este caso podrás usar alcohol o lejía sin detergente. SI quieres dejar un buen olor, usa esencia de tomillo o eucalipto, y quedarán desinfectados. A los pomos se pueden unir también los interruptores, cargadores, manivelas, tiradores de cajones, cisternas
  • Pasamos muchas horas sentados en el sofá o el sillón de nuestra casa. Deberíamos tener especial cuidado también con las tapicerías ya que las tocamos y están en contacto con la ropa que llevamos puesta. Si tienen una funda que los cubre, quítala y lávala a alta temperatura con detergente. Si tu sofá es de piel, pásale un trapo con producto especial para este tipo de tapicería. Lo bueno de los sofás desenfundables es que se pueden desinfectar tantas veces como se quiera sin mayor esfuerzo. Todo ello es también recomendable para al resto de textiles que tenemos por casa: cortinas, sábanas, almohadas, cojines, toallas, trapos de cocina, etc.

Truco final para decir adiós al Coronavirus.

Por último, te vamos a dejar unos trucos para desinfectar los pequeños objetos que tenemos en casa y que tocamos continuamente, pero que sin embargo siempre olvidamos desinfectar. 

desinfectar la casa

Estropajos, trapos de cocina, esponjas, bayetas, paños de limpieza: Los usamos casi a diario, pero sin embargo, no los desinfectamos tan asiduamente. Por ello, te recomendamos que los metas en un barreño con agua muy caliente y lejía. Asegúrate de que se sequen bien, al aire libre y, si puede ser, al sol. Si se quedan húmedos, los gérmenes y las pequeñas moléculas que hay en el aire se quedarán adheridas y además, se multiplicarán.

Mando a distancia, teléfono fijo, móvil, telefonillo, tablet, gafas, cartera, tarjetas de crédito, ordenador, ratón, teclado, televisor… Todos aquellos objetos que usamos a diario, tocamos continuamente, pero que ¡Ups! Olvidamos limpiar y desinfectar. Lo mismo sucede con utensilios de cocina como tijeras, peladores, tablas de cortar, escurridores… Para ellos, tenemos unos amigos muy especiales: amoniaco o alcohol. 

Es fácil que en Málaga muebles como sillas y mesas de terraza se queden sin limpiar y desinfectar. Si estás haciendo uso de ellos durante tus días de confinamiento, recuerda pasarles también un trapo con el producto adecuado cada vez que los uses. 

Ya sólo quedaría ventilar bien la casa a diario. Abre las ventanas y deja que el aire entre y salga durante unas horas. 

Recuerda si tienes alguna duda sobre cómo limpiar tus muebles sin dañarlos, puedes ponerte en contacto con nosotros. Los profesionales en hogar de Bandera Vivar  tienen los conocimientos sobre mantenimiento y limpieza de muebles que necesitas, y te darán soporte durante la cuarentena por teléfono o email. 

desinfectar la casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *