Cabeceros de Matrimonio

10 productos disponibles

¿Hay que elegir el cabecero de la cama? ¿Y qué cosas deberíamos tener en cuenta a la hora de optar por un estilo u otro? Seguro que alguna vez te has hecho todas estas preguntas y muchas otras. Por eso, a través de nuestros canales de comunicación y de nuestras tiendas de Bandera Vivar, estaremos encantados de respondértelas todas. Además, aquí te traemos algo más de información para que puedas valorar los aspectos más importantes.

Filtrar Aplicar filtros de búsqueda Cerrar filtros

Peso

  • 0kg - 24,8kg

Color

Medidas

Precio

  • 121,00 € - 513,00 €

Aplicar filtros de búsqueda Filtrar

Ordenar por

  • Best sellers
  • Relevancia
  • Nombre, A a Z
  • Nombre, Z a A
  • Precio: de más bajo a más alto
  • Precio, de más alto a más bajo
10 / 10

Elegir el cabecero del dormitorio de matrimonio no es siempre tarea fácil. Normalmente lo elegimos por un mero tema estético, centrándonos en el que nos gusta o encaja mejor con el estilo de nuestro hogar, o simplemente, con el estilo que hayamos elegido para nuestro dormitorio de matrimonio. Sin embargo, existen otras consideraciones importantes a la hora de elegir entre unos cabeceros de matrimonio u otros.

La primera de todas es la altura de la cama. Debemos elegir bien la pared de cabecero del dormitorio en función del espacio que esta nos proporciona para que tanto la cama como el cabecero queden centrados y con la superficie que necesitan en el suelo y en la pared.

Por lo general, el cabecero debe tener un tamaño superior al ancho y alto de la cama para que adquiera suficiente presencia en la habitación y llene el espacio de la pared que queda por encima de tu cama. Por ello te recomendamos que elijas uno que sobresalga por la parte superior, como mínimo, unos 70 cm y por los laterales, alrededor de unos 15 cm por cada lado. 

Existen diferentes tipos de cabeceros. Pero los más comunes son:

  • Cabeceros con patas al suelo: Son aquellos que se sostienen en sus laterales por patas que quedan ocultas tras la cama. Son una muy buena opción cuando no queremos estropear la pared con agujeros o ganchos. Además, son fáciles de mover y cambiar de sitio. En cuanto a materiales, puedes optar por un cabecero de madera, de tela tapizada o de forja.
  • Cabeceros colgados: Estéticamente son la opción más recomendable y elegante, suelen ser alargados y dan la sensación de coronar la cama. Se pueden colocar a la altura que queramos, por lo que son aptos para cualquier tipo de cama, independientemente de su altura. Los dormitorios con ventanas en el cabecero son cada vez más comunes, por lo que esta opción también se convertiría en la más válida puesto que no tendrás problemas a la hora de adaptar tu cabecero colgado en la pared a la altura que necesites. 
  • Cabecero completo hasta el suelo: Estos cabeceros son más grandes que los anteriores y protegen al completo la superficie de la pared donde se apoya la cama. Nuestro preferido es el cabecero acolchado gris marengo, ya que se puede combinar fácilmente con diferentes estilos de mesitas de noche y muebles de dormitorio de matrimonio. 


Un dato a tener muy en cuenta para elegir tu cabecero de matrimonio, es la diferencia de tamaños entre el cabecero para cama de 135 cm y el cabecero para cama de 150 cm. Asegúrate de adquirir el correcto según las medidas de tu colchón. Ante cualquier duda, nuestros asesores estarán encantados de aconsejarte y ayudarte para encontrar la mejor opción.